¿Quién es?

Es la hija mayor de La Dama Mariposa; Valeria. Supuesta última alumna del PRE, dada su heredada afección, y conocida como La Pequeña Mariposa en honor al subnombre de su madre. Verona es uno de los personajes principales de La Élite desde su inicio en 2010, recibiendo la ayuda de los antiguos alumnos de su madre. Los Amos y Amas que una vez fueron sus sumisos y sumisas.

Nacida en 1995, Brighton, Inglaterra. Después de casi dos días de parto, terca desde que nació. En su primer año de vida es la pura dicha para su madre y una cura para ella que hasta ese momento no había conseguido hallar para su propio dolor.

El nacimiento de su hermana, sin embargo, es el momento en el que la maldición del dolor de Valeria empieza a hacer mella en Verona. Los celos por la atención que le presta a Allegra, un año menor que ella, son cada vez mayores. Sus rabietas se intensificaban hasta el punto de provocarle ataques de ansiedad. 

Guiada por esa afección que en su día hizo de su madre un demonio a quien no le importaba nadie más que ella misma, y sabiendo la maldad que puede llegar a engendrar tal enfermedad, Valeria es la única que sabe cómo frenarla.

Todas sus emociones están ligadas a su dolor, aunque al contrario que la afección que un día sufrió su madre, ella sufre cuanto más sola y odiada se siente. Le duele el odio, no ser correspondida a las pocas muestras de amor que se atreve a dar, así que basa su fortaleza en irradiar el odio que la destruye por dentro, aunque eso sea contraproducente.

Por más soluciones que Valeria intenta buscar a la enfermedad de su hija, es realmente imposible para ella no volver atrás, a lo que una vez fue y que su familia ni siquiera sabe, y hacer una terapia más cruda con Verona hasta que la situación las supera a ambas. Valeria se muere, apenas tiene fuerzas para seguir con la terapia de su hija y, dado que sabe que va a morir, busca ayuda y protección para sus hijas.

La Dama Mariposa y su maldición

Sus emociones, sea cual sea lo que Verona debería sentir en realidad, ella lo traduce en enfado, en ira, en odio. Valeria toma una decisión entonces, viendo que la afección de su hija sigue el mismo camino que la suya e inicia una fase básica de reeducación emocional para controlar las situaciones críticas, a pesar de las consecuencias que ello generará en la relación de Verona con su madre. Es necesario frenarlo antes de que sea tarde y su maldición sea irremediable para Verona.

Sin saber nada del pasado de su madre como Ama sexual y creadora del Programa de Rescate Extremo, PRE, Verona inicia su historia en esta saga cuando su madre ya ha fallecido sin que sepa nada de quién era realmente su madre ni qué hizo. Valeria tenía demasiados enemigos que estarían encantados de saber que La Dama Mariposa ha dejado a sus hijas solas y desprotegidas.

Durante un año reciben alguna que otra carta, dinero para su manutención, pero la realidad de lo que su madre hizo en su juventud y el peligro que corren al quedarse huérfanas cuando ella fallece acaba por salir a la luz en el momento en el que conocen al supuesto nuevo marido con el que su madre lleva todo ese año casada. 

Oussam Guennouni, León

Valeria, La Dama Mariposa

Reina Guennouni

En un inicio tan desolador como impactante, Verona acaba ocupando el lugar de su madre hasta el momento de su muerte como reina de Oussam Guennouni; Una titulación familiar para realzar la importancia de su esposa favorita. La relación entre ambos choca desde el primer momento pero, a pesar de lo difícil que puede resultar que esta relación prospere y sea algo duradero, los acontecimientos y cambios de perspectiva convierten a esta pareja en algo realmente explosivo, dado el fuerte carácter de ambos y el agravante del problema que sufre Verona.

Odiará para amar, odiará cualquier atisbo de debilidad en sí misma tanto como en los demás. Odiará y sufrirá hasta que ella decida dar su brazo a torcer, cuando sepa que las consecuencias de su maldición, tan diferente a la de su madre, harán de su vida un infierno de soledad y dolor. Se odiará a sí misma con tal de fortalecerse, de no temer a su dolor, de hacer de él su empuje y motivación. 

A no ser que acepte la realidad a la que se enfrenta diariamente, jamás será libre de ese pensamiento constante de odio y soledad que provoca su dolor. Nunca amará a su rey como él intenta tan desesperadamente que haga, pues el día que Verona sea capaz de amar sin odiar, sin que su enfermedad de odio la consuma por dentro, habrá ganado la lucha constante que su madre fue incapaz de vencer.

Su destino quedará ligado a su propia fuerza de voluntad para curarse de la única manera que puede y funciona; siguiendo su adiestramiento en La Élite hasta el final, tal y como su madre ideó para ella.

Amar y vencer, u odiar y perder, será su eterna lucha.

Gracias por tu visita

  • Black Facebook Icon
  • Black Blogger Icon
  • Black Instagram Icon
  • Icono Social Amazon
  • Black YouTube Icon
  • Twitter básica Negro
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now